dilluns, 3 de juny de 2013

Más pinceladas sociales del año 28.251

. 
*
. 
. 

estimados lectores o lectoras: 


PREVIA 

Este post está dedicado, con Amor y por Amor, a mi compañera y a "Klarita", dos personas que, sin ir más lejos, y sean más o menos ilustradas o letradas, me han demostrado que son mejores personas que yo, pues albergan un superior corazón; y si no me han podido o sabido ayudar más, ahora sé que ha sido porque se han visto incapacitados de sumergirse en este infierno de maldad que propicia gente corrupta e imbécil, y el propio aparato represor del Estado. 

Pero, desengañémonos, él y ella son "les flors que no fan estiu", esa es la realidad. 

Y desde luego, y sin que venga a cuento, por supuesto, comento también que, si por casualidad yo me topase con un madero capaz de hacer una huelga de hambre en defensa de los derechos ajenos durante veintitrés días, y limpios de toda trampa, pues qué quieren que les dijera, sería la joya que siempre estamos buscando, y que tanto teme el Estado: la posible existencia de policías REALMENTE revolucionarios, una cada cinco o diez mil sería ya su ruina como aparato represor indebidamente enfocado. 

______ 


estimados lectores o lectoras ya mencionadas :-D : 

Una de las cosas que, más allá de toda duda, ha puesto de manifiesto esta trágica situación que atravieso, que atravesamos mi compañera y yo (y, en menor medida, aquellos que, por la razón que sea, a pesar de todo siguen albergando sentimientos positivos hacia mi persona), es que, básicamente, digo la verdad cuando afirmo que tengo, y hasta el fin de mis días seguiré teniendo, tan sólo doce años. 

Sí, tengo cincuenta y nueve, por supuesto. Y, más allá de las tontas veleidades en que tanta gente (confundiendo cuasi voluntariamente los conceptos "ancianidad" y "decrepitud") quiere refugiarse pensando que la ancianidad es algo que comienza allá a los setenta o setenta y cinco años, o incluso más tarde, más allá de esas veleidades, decía, la realidad es que ya soy un anciano, y mis facultades, sobre todo en determinadas facetas, decaen ostensiblemente. 

Sin embargo, en lo que es mi comportamiento social, básicamente tengo esos doce años, y veamos en qué lo fundamento. 

-Pista cero- Obvio es que atravieso una situación en la que me estoy viendo incapaz de gestionar mi Emocionalidad. Sin embargo, ello para nada ha afectado a mi Racionalidad, que sigue íntegra, y si me permiten la auto alabanza, bastante lúcida... como justo corresponde, por otra parte, a mi edad, esos doce años, la edad cumbre de la Racionalidad humana, otra cosa es que, cuando cronológicamente se tiene esa edad, también todavía faltan demasiados "datos" como para que se puedan esperar grandes y constantes descubrimientos reales e importantes socialmente por parte de la gente de esa edad. 

-Primero- Diga lo que diga la psiquiatría, una de las innegables realidades sobre mí es la de que tengo un síndrome de Peter Pan como una catedral, tan cierto como que si he llegado hasta esta edad cronológica que ahora ostento ha sido gracias, precisamente, a padecer ese síndrome; caso contrario, me habría suicidado, antes que aceptar que pueda ser verdad el nivel de egoísmo y de maldad reales que, de cara a quien no es de su "círculo", despliega e invade a la práctica totalidad del género adulto de esta especie cada día un poco más irracional, en un imposible intento de vuelta al Paraíso, que, como sabemos, era la Irracionalidad, pero cuyas entradas están custodiadas por un Ángel flamígero [ :-D ] o algo por el estilo que nos impedirá retornar a él, por más que lo intentemos. 

-Segundo- Sigo teniendo doce años, y, por ello parece ser, y no por otra razón, hago cosas como: 

---mientras mantengo mi propia habitación en absoluto desorden, recoger papeles o porquerías varias (aunque no todas, claro :-D) del suelo de las calles de mi muy estimada ciudad, para, a continuación (no se alarmen, síndrome de Diógenes bajo control :-P), depositar lo recogido en la oportuna papelera, libre ya de una estricta conciencia que, encima, me reclamaba que por qué no lo llevaba en la o las manos hasta encontrar el contenedor de reciclaje más adecuado para lo recogido, en lugar de "inutilizarlo" tirándolo en una papelera normal. Es que esta exigencia, para este caso en concreto de lo limpiado de las calles, la veo, sencillamente, excesiva, y si me apuran, hasta injusta. 

---presuponer que, a falta de más datos, casi nadie es malo, y que a casi todo el mundo se le puede encontrar, potenciar e incentivar su lado bueno (porque, por más que, en efecto, ese "bueno" y "malo" no sean sino convencionalismos humanos, no por ello dejan de sernos igualmente imprescindibles para poder fundamentar una convivenvia social con unos mínimos visos de solidez y viabilidad) 

---darle cuatro o cinco cigarrillos a quien me pide uno. 

---darle dinero, en formato de billete, a quien, sin absurdas humillaciones o "profesionalidad" mendicante, me lo pide con normal apuro, timidez o humildad, o como sea, pero sin los condenables lamentos de la mendicidad "oficial", cuyo principal objetivo no parece ser el de recaudar más o menos, sino, sobre todo, el de, si no les damos algo, hacernos sentir culpables, a nosotros y nosotras, al pueblo, sólo un peldaño por encima de quien así "pide" nuestra ayuda, de su lamentable situación; no, no y no, y no lo lamento, pero sólo atiendo a la mendicidad versión 2.0, yo sigo defendiendo que intentemos avanzar, no que sigamos retrocediendo.  

---porque, por una vez, puedo estar predispuesto a jugar casi a lo que sea, o a equivocarme con lo que sea. 

Y en esta última característica me quiero detener especialmente, porque viene totalmente al caso. Me explayo. 

Yo siempre había pensado que, el ser malo, era una franca estupidez, una pérdida de tiempo, y ganas de buscarse problemas porque sí, para uno o una, y para el resto de la Humanidad. Por ello, nunca había jugado ese juego: ni me interesaba, y los resultados de él que veía a mi alrededor de quienes sí que practicaban tal "arte", pues la verdad, no invitaban precisamente a jugarlo. 

Sin embargo, dadas las circunstancias especiales a las que me he visto, me veo, y previsiblemente me veré ya sometido para el resto de mis días, y en virtud de ese "probarlo todo", desde que, contra toda legitimidad, fui detenido el pasado día 7 de marzo en Benavarri por una actuación por completo irregular (en el mejor de los casos) de la Guardia Civil, roto mi Amor que no era nada más que, para variar, pura ficción, me dejé arrastrar, por una vez, a jugar ese juego. 

Bueno, y acabo por ahora. Como ya dije en mi anterior post, yo ese juego ya no lo quiero jugar más, pues lo encuentro deleznable, monótono, aburrido y odioso. Y visto también que "mi mundo", una vez más, no era sino una auto impuesta amable visión sobre el mundo adulto real (tipo a lo tan apasionantemente relatado por Antonio Buero Vallejo en su obra "En la Ardiente Oscuridad"), pues bueno, que me caiga encima lo que sea, y tal vez sí que debí de tener el valor de, cuando marché de aquella casa de León, no haberme llevado, menos al mayor, a todo el resto de sobrinos conmigo, pasara lo que pasara, tal vez debí hacerlo. 

Ahora, un poco del texto del futuro (genérico del lenguaje, el femenino), y luego, sigo con ello. 
. 
. 
No habrá más tareas de limpieza, cocina, o provisión de alimentos, que aquellas que por capricho queramos y los robots nos dejen en alguna ocasión hacer, pero hay muchos más servicios que proveer para la comunidad. Y aunque la de economista o abogada son hoy en día profesiones prácticamente crípticas, desempeñadas en conjunto por menos de un uno por diez mil de la población, bien que sin embargo necesitamos y siempre precisaremos supervisoras de montaje y mantenimiento, médicas y personal sanitario en general, enseñantes como yo, investigadoras, ingenieras, tecnólogas, telecomunicadoras, expertas informáticas, personal administrativo e infinidad de profesionales más. 

Así, según las estadísticas del último ejercicio, la carga de trabajo por persona en edad laboral fue de quinientas cincuenta y tres horas anuales, lo que, aunque ciertamente soportable, no deja de ser sobre un diez por ciento del tiempo total en el que estamos despiertas, siendo la laboral la siguiente ocupación en vigilia en que más tiempo consumimos, tras, según las circunstancias personales de cada una, la atención a las bebés o el desenfreno sexual. 

No tiene nada de raro ese volumen de carga de trabajo, ya que existen todo tipo de empleos o profesiones más o menos insospechadas o comprensiblemente insospechables en vuestra época, y que no os enumeraré, porque no sería, para vosotras, sino un galimatías ininteligible. 

Sin embargo, y para más o menos situaros en "ambiente", deciros que hay y ha habido curros destinados hasta a intentar hallar las claves o respuestas de por qué el vidrio es transparente, pese a su estructura amorfa, cuando incluso muchas de las estructuras cristalinas no lo son, transparentes, o a averiguar a qué se podía deber que los cabellos sueltos entrasen con tanta facilidad en la boca para luego costar un montón sacárselos, o bien por qué a niñas y niños, pese a que vayan con calzado cerrado por zonas perfectamente pavimentadas, invariablemente, de vez en cuando, les siguen entrando piedras en los zapatos. 

Los resultados no han sido muy alentadores, pero intentar se intenta, y se curra en ello, e incluso ya se ha avanzado, como posible respuesta a lo de niñas y zapatos, la sugerencia de si tal fenómeno de las piedras no se debería a concentraciones accidentales de materia proveniente de otras dimensiones, es decir, del Parauniverso. Bueno, como, por ahora, ello no es más que una mera especulación, la cosa ha quedado ahí, y ya se verá si algún día se descubre algo más. 

Nunca el Planeta albergó a una población humana más sana. Hay médicas por doquier, pues una de cada treinta ciudadanas lo es, siendo mujeres cuatro de cada cinco de ellas. Este importante flujo de población hacia tal profesión se produjo a raíz de que, tras la ReEvolución, la médica fue declarada la única profesión que, bajo ningún concepto, podría percibir emolumento alguno por el desempeño de su labor. Naturalmente, y para poder sobrevivir, aparte de médicas la mayoría tiene alguna otra profesión más, y son las únicas a las que técnicamente les está permitido el pluriempleo. 

Sea por ese ausencia total de ánimo de lucro alguno posible, pues tanto las investigación como la producción farmacéuticas son competencia exclusiva de la Administración Redistribuidora, o sea por lo que fuere, el caso es que el tema sanitario sí que funciona de maravilla, porque también las pruebas y los análisis requeridas para la correcta preservación de nuestra salud son ahora de una suma sencillez, sin requerir ayunos ni molestas o pesadas pruebas. 

Al hilo, comentar que, con la ReEvolución, nos desembarazamos de aparatos cancerígenos a tope, como esos vuestros que hacían TACs, Tomografías y no sé qué otras cosas, pero que suministraban a la gente dosis letales, o casi, de radiación, ¡mira que hay que ser borrica para no darse cuenta del engaño que al efecto os hicieron los miserables capitalistas, forrándose a costa de vuestra credulidad y vuestro absurdo aferraros a la persistencia de la vida en vuestros cuerpos densos! 

Pero sigamos. De modo totalmente voluntario, a partir de la mayoría de edad prácticamente todas nos sometemos, con periodicidad semestral, a los correspondientes tests de salud y demás (nunca te pinchan, aunque sí que te van metiendo en una serie de máquinas la mar de raras) pero, y pese a que el itinerario por las máquinas en total dura menos de treinta segundos y nunca hay colas, siempre hay quien no se hace nunca o prácticamente nunca tales pruebas, y todas reconocemos que están en su derecho de obrar así, si bien las demás, al opinar de modo algo diferente, nos las hacemos encantadas, y el resultado es esa salud global sensacional. 

No obstante lo acabado de referir sobre lo numeroso de las tan populares como estimadas galenas, la profesión sin duda más súper abundante en este mundo y sistema social es la de docente, pues a ello nos dedicamos, en las múltiples, casi infinitas ramas y niveles de enseñanza que existen en nuestro sistema social, nada menos que una de cada cinco ciudadanas mayores de edad no ociosas, ya que se aspira a que todas continuemos incrementando permanente e indefinidamente nuestro nivel de conocimiento sobre los temas o materias que libremente elijamos, a través de los Planes de Permanente Formación diseñados al efecto. Tal formación permanente no es, por supuesto, obligatoria, y se puede acceder a ella, o abandonarla, siempre que se quiera.

Una parte nada despreciable de tales enseñantes son, en principio, absolutamente anónimas para sus educandas, puesto que desempeñan su labor en La Red, no se piensen que por más capaz que sea la ROM, que lo es, los niveles de comunicación entre humanas y la máquina permiten el asesoramiento profundamente individualizado y cargado de empatía e intuición que es preciso que se dé para poder optimizar al máximo los procesos y programas formativos. 

Además, con el profesorado humano, por más remotamente ubicadas que estén las implicadas, siempre es posible establecer lazos de comunicación telepática, cosa que por el momento, y a pesar de lo avanzadas y perfeccionadas que están sin duda nuestra Red y nuestra ROM, no sucede en la comunicación con tales súper útiles engendros o creaciones del ser humano. 


**
. 
Una locura pensar en raptar a aquellos niños, sí. Pero, por no hacerlo, mi sobrino Antonio, incapaz de hacerse a la idea de que "ya no habría más tío eladio en aquella casa", perdió la razón, porque, como les sucede tan fácilmente a niños y niñas (y siempre que el componente erótico lo minimicemos hasta sus justos términos en función de sus edades), él estaba, al igual que sus hermanos y hermanas, locamente enamorado de mí, porque yo era el único que, en aquel entorno, aparte de dedicarles toda la atención preferente que requirieran y yo pudiera darles,... ¡¡¡ los trataba como a  iguales !!!, como a personas, y no como a subproductos de segundo orden cuya principal función había de ser la de no distraer o molestar a las personas mayores. 

Y ahora, ahí lo tienen, mi imagen opuesta (cuando debería de haber sido quien me superara en todo), un perfecto embaucador que nunca falla en las formas, pero cuyos contenidos son de demente, y su actuar, el de un criminal, por eso, recibió gozoso la noticia de que la policía le invitaba a participar en una trama cuyo objetivo era el de retirar definitivamente de la circulación a aquel tal eladio forrest gump, pasando, a partir de ahí, a tomar parte activa tanto en la preparación como en la ejecución de toda esa inhumana trama o historia que ya conocen quienes me hayan seguido. 

Sí, claro: se puede argumentar una supuesta gran credulidad (¿similar a la mía?, que bien que la demuestro a espuertas, por eso me ha sucedido todo) por parte de Antonio, y que el Estado, en su maldad, efectivamente le contara como ciertas todo tipo de falsedades sobre mí, pero,.... Peeero, algo falla en todo esto, y ese "algo" es la cartita del estúpido, senil y demente padre real de nuestro "niño", ese político del PSOE de León sin escrúpulos, que ya hubo de dar cuenta ante los tribunales por mentir, y que es quien dirige, o más bien, reduzcámoslo a su verdadera medida o dimensión actual, enlaza y da cobertura a toda esta trama, tan similar, en todo, a la caza y captura por parte del sabueso mecánico del protagonista de la novela Fahrenheit 451

Porque, en esa carta, ese respetable señor de setenta y un años da alas (veracidad) a todas las locuras que, en el email precedente, había vertido mi sobrino Antonio contra mí y mis supuestas intenciones, mientras que, si todo hubiera sido otro mero "terror nocturno" del niño tonto, nunca habría salido acusándome de unos males, prehistóricos, y que nunca fueron responsabilidad mía. 

Así, pues, el descastado ex-sobrino se ha quedado sin coartada de que colaboró y me denunció por Amor, o bajo presión o coacciones del Estado, por si a alguien, después de tantos meses de abierta persecución contra mí tan bien conocida por él, le hiciera falta aún tal constatación, después de las evidencias del desprecio con que vivió los primeros ataques sistemáticos que, dijera yo lo que dijera, recibía en el enciclopédico Blog The Oil Crash, o bien viendo cómo ha aprovechado supuestas amenazas de muerte mías (que ellos bien sabían que no eran sino mera literatura) para ir aplicando su restrictiva política nazi fascista en ese blog que otrora fuera un orgullo de foro en el que expresarse con criterio y libertad, machacando precisamente a esa ideología, a la nazi, a la represora de la libertad, individual y social, y sea ésta de acción o de pensamiento. 

Así que sí, ¡qué espantosas paradojas encierra este infierno al que denomináis "La Tierra"!, la realidad, la triste y dura realidad es que debí de secuestrar a todos esos sobrinos. Sin embargo, dado que ello era manifiestamente imposible e inabordable, lo cierto es que, por lo menos, debí secuestrarlo a él, y que muera yo aquí mismo si no es cierto que puedo tener la absoluta certeza de que él lo habría hecho encantado, recuerden que se despertaba cada día mojado, y no se sabe muy bien de qué, por qué o por quién, pero sin que yo tuviera absolutamente nada que ver. 

Háganse un favor a sí mismos y mismas, terrícolas, y encierren a ese demente, por favor. Pero, sobre todo, oblíguenle a cesar en su actual cargo, e inhabilítenlo de por vida para ostentar mando alguno sobre nadie. 

Mientras tanto, y con arreglo a lo que ya tenía previsto antes de que comenzara todo esto, yo me voy deshabituando, poco a poco, de mi adicción al cannabis, pues, como toda persona consciente, sé que las drogas psicotrópicas, para poder sacarles el máximo partido, requieren de prolongados períodos, mejor si son años que no meses, durante los cuales no se fume, o se fume sólo a lo que te inviten. 

Sí, de perdidos al río, y si ya estoy, como lo estoy, marcado por la muerte, ¿qué más me da? Bueno, pues eso mismo, que, como me da lo mismo, pues no me da la gana alterar lo que ya tenía previsto, y salvo para editar o componer algún post para este blog en concreto, o alguna otra cosa muy concretita, por lo demás, a partir de ahora, mi relevo lo tomará El Fumador en lo que haga falta, el fumador compulsivo de tabaco en sustitución de la maría o el hachís, aclaro. 
    
Y, por supuesto, mi intención sigue siendo, en lo posible, seguirle cerrando las puertas de este Sagrado blog a la Plaga Emocional y a sus agentes. 

Puestos a hablar de este blog, decir de él que, a diferencia del resto de los que tengo, éste en concreto lo concebí como algo con un inicio y un final, puesto que su propósito era albergar, al tiempo, determinadas ideas y reflexiones generales y un tanto heterodoxas sobre nuestro presente, y ser el lugar de aparición de lo publicable, a día de hoy, de ese texto del futuro que, misteriosamente, un día, como cualquier otro, inesperadamente recibí. Pues bien, digamos que, a día de hoy, tarea completada al ochenta por ciento, o tal vez más, quizá noventa por ciento, al no haber podido tener la continuidad que yo esperaba lo iniciado con el post de las tecnolgías ternarias

Yo soy el primero que rechaza la idea de que existan profetas y demás, ni de que ello sea ni siquiera deseable, así que, por favor, y por vuestra inacción, no me conviertan o convirtáis en uno de ellos, pocas cosas pueden ser más un atraso que, todavía, andar a vueltas con que si alguien se cree o se deja de creer un Mesías, cuando él mismo lo niega con contundencia, cosa que no hizo el, supuestamente, "de verdad". 

Así que luchen por la libertad de expresión, y hagan copias de este blog, abran sus propios blogs, y copien, una a una, todas las entradas, incluidas sus fotos. Es super fácil, se lo aseguro, para lo que suelen ser estas cosas, aunque es aburrido, es una tarea rutinaria una vez cogido el tranquillo, y que requiere constante atención. Una vez aprendan, copiar diez entradas les llevará máximo tres cuartos de hora, y tranquilamente, la mitad de ese tiempo, veinte minutos. 

Para finalizar, y como una prueba irrefutable de que, cuando afirmo y sostengo que tengo doce años, no estoy sino diciendo la verdad, casi toda la verdad, y nada más que la verdad, comentar que, en las tontas esperanzas que es propio aún albergar con esas edades, no sé por qué me da que este blog puede que consiga llegara completarse incluso aunque yo muera o caiga preso antes de poder hacerlo. ¿Cómo, se preguntarán tal vez? Pues, quizá, todo esté ya previsto desde el ParaUniverso, si bien será inútil que rastreen mis blogs en busca de borradores que contengan los posts que aún faltan. 

saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 
. 
** 
. 
lioyenredo.blogspot.com

. . 
*******
.. 

1 comentari:

  1. ---

    Otra cosa. Afortunadamente, hace mucho tiempo que me enorgullezco de no ser valiente, y no puedo por menos de plantearme cuán más tranquila habría sido la Historia Humana si jamás hubieran existido esos valientes héroes, como el mercenario Cid Campeador, que lo llenaron todo a su alrededor de sangre, sudor y lágrimas, tal y como hacen mis acosadores.

    Así que, insisto: me enorgullezco de no ser un valiente, de ser un cobarde integral, y las buenas personas deberías aprender ello de mí, aunque este comentario, tanto me da a estas alturas, me "encumbre" de nuevo a la posición de "profeta" en la que mis detractores y el estado que me persigue quieren, pretenden e intentan encasillarme.

    Pues mala suerte: hace lo menos cuarenta años, presumiblemente más, que no creo ni en profetas, ni en líderes, ni en nada que no signifique una horizontalidad estructural de entrada entre todos los seres humanos, "una persona, un punto", eso lo aprendí de Klarita :-)
    ..

    ResponElimina