dijous, 6 de juny de 2013

Se trata del tiempo, estúpido o estúpida (I)

. 
** 

apreciados lectores o lectoras: 
. 
Como no soy sino un ser despreciable, de rígidos e invariable criterios, y que, exclusivamente, sólo es capaz de pensar en sí mismo, en el "yo, yo y yo", finalmente he adoptado unas resoluciones, referentes a mi futuro inmediato, por completo opuestas a mi forma concreta de ver y entender las cosas, pero que, de alguna manera, permiten que la gente que me es más cercana y que más me estima (inexistente, por supuesto) puedan afrontar, ellos y ellas también, con mayor tranquilidad y seguridad, todo este proceso o persecución de Estado, que yo mismo soy el primero a quien le resulta imposible creerse que pueda ser cierta, pero que, estar, ahí está.  

Bueno, pues vale: si así viven más tranquilos y felices, y como yo, al igual que mis acosadores, sé que todo esto no puede sino acabar de una forma totalmente fatal para mí, pues oye, aquellas a quienes aprecio o me estimo son personas mucho más prácticas y "realistas" que yo (pese a que las cosas se van sucediendo tal y como yo las he ido anticipando, mientras mi buena gente no acierta ni una), así que, en tanto llegan o dejan de llegar las siguientes brutalidades, injusticias y utilizaciones de los aparatos del Estado que teóricamente me habrían de haber defendido y no ofendido, pues eso, que mientras tanto, a vivir tranquilos y tranquilas, a sacarle el mayor partido posible a cada día, intentar terminar este blog, y luego... pues ya se verá, ¿qué más me da, si sé que estoy perdido? 

Hablando de acabar este blog: paso a republicar otra pieza del todo imprescindible, y que, en su momento, vio la luz en mi extinto blog "ET y esta Crisis", cuando yo aún pensaba que era verdad que mucha gente podía estar interesada en sus contenidos, mientras el científico fascista y demente AMT, ese individuo de seis años (*), proseguía su labor de zapa, ya puestos en ejecución esos siniestros y vengativos planes contra mí que acordaron con las fuerzas represoras de las libertades ciudadanas elementales,  

Vamos a ver qué contaba yo, poco antes del infortunado, aunque inevitable, deceso de Agustín García Calvo, nuestro mejor y más independiente pensador no corrupto hasta la aparición de Félix Rodrigo Mora

________________ 
(*) Porque sólo ello explica su perenne obsesión con el tema de lo de la madurez y el comportarse como adultos, algo propio, como muy bien saben los y las psiquiatras, de personas que, en el fondo, se saben a sí mismas de lo más débiles, inmaduras, e incapaces de aceptar esas realidades en cuanto a su forma de ser, ya que la gente normal, la que de verdad es "madura", para nada suele andarse preocupando de andarlo demostrando o no con más o menos palabrería, porque esas personas, y a diferencia de ese desgraciado embaucador, si que, sencillamente, lo son, maduros y maduras, aunque conserven perfectamente a salvo los valores de sus almas infantiles, algo imposible de entender para los y las reptilianas. 
. 
*** 
.

diumenge 7 d’octubre de 2012


Se trata del tiempo, estúpido o estúpida (I)

. 
veodin.com


estimado lectorado: 

Pese a que la frase que, según consenso general, marcó el éxito de la campaña electoral del presidente Bill Clinton era levemente diferente, y también pese a que si usted pone aquella clásica versión en cualquier buscador de internet le saldrán presumiblemente millones de entradas, la realidad es que aquello con lo que de verdad la ciudadanía laboralmente activa (y no solamente ella) es conducida como un apacible rebaño pastoreado a su gusto por quienes dirigen el mundo (y eso en el supuesto, probablemente ya bastante más teórico que no otra cosa, de que realmente haya alguien al "mando de la nave", y no sea ya todo una pura inercia invencible) es mediante el control de vuestro tiempo, queridos ciudadanos y ciudadanas, ese tiempo del que nunca disponéis para cantidad y cantidad de cosas que os gustaría o precisaríais hacer, y que sin embargo siempre siguen en esa cola de asuntos pendientes, cola que  ni vosotras y vosotros mismos, pese a ser sus gestores, sabéis de fijo si es de tipo lifo o fifo

Nunca tenéis tiempo para nada, "donde da confianza da asco", y al final, los máximos y máximas perjudicadas, como ya suele suceder, son las personas más próximas, aquellas que, es verdad, siempre o casi siempre son capaces, empáticamente, de hacerse cargo de lo muy súper atareados que vivís, humanos individuos del mundo más o menos desarrollado y contemporáneo. 

Y bien, esa forma de sinvivir, ¿supone en sí misma alguna novedad, o más bien lo que sucede es que la presión, los ritmos, la "administración ajena" del propio tiempo a que os veis sometidos por momentos crece y crece sin parecer poder ser capaz de llegar a alcanzar jamás, un digamos, status de equilibrio, cuando menos? Ya, lo segundo, en efecto, es cierto que es así. 

Pues bueno, permitidme que otra persona hable por mí sobre estas cuestiones del tiempo porque, aparte de que lo hará (hizo) mejor, también lo propagó hace mucho más tiempo, dos décadas ya, desde aquel abril de 1991 en Barcelona, en una charla que, por sí sola, difícilmente podría haber tenido un título más rompedor para aquel entonces: "Contra la Democracia" (Virus editorial, Bcn) Son unos cuantos párrafos, pero la cosa bien se lo vale, os lo "aseguro y asegura" jajajajaja... 

1991, sí. ¡Ah!, y las aparentes faltas de ortografía no son tales, sino que forman parte del idiolecto de mi dilecto paisano Agustín García Calvo, nacido un 15 de octubre, que no era precisamente ningún ignorante de la lengua este ex-catedrático de Filología Latina en su momento represaliado por el franquismo. 
. 
*

... 

" ¿Qué es lo que uno padece, esté donde esté, por parte de esta forma avanzada de democracia? [ Tecnodemocracia la había definido él anteriormente ] Lo que uno padece es simplemente la administración de lo que Ellos administran; y lo que Ellos administran es, en una palabra, la muerte. 

Fijáos bien, para que no nos equivoquemos con imágenes sangrientas. No digo que el Capital y el Estado se dediquen a cachipodar a las gentes del pueblo, ni a ejecutarlas. De vez en cuando lo hacen, pero es lo de menos. No digo que den la muerte: digo que la administran. Y éste es el punto, yo creo, esencial para entender cuál es la forma de poder que padecemos. 

Administrar la muerte quiere decir convertir totalmente nuestra vida, la de cada uno y la de la gente, en tiempo. Un tiempo contable, con sus números, al cual llamo muerte, porque la única vida que merecería no llamarse muerte es una vida que no fuera tiempo, una vida que no estuviera contada en horas ni en jornadas, ni en semanas ni en años. 

De forma que la única función esencial del Estado y el Capital es que la vida quede convertida absolutamente, totalmente en tiempo. Un tiempo que, según el truco que todos conocéis y padecéis bien, se divide en tiempo de trabajo y tiempo de diversión. Los dos son el mismo. Éste es un engaño importante, en el que nadie debería ya caer. El tiempo de trabajo, en la forma más avanzada de democracia, es literalmente un tiempo de trabajo para nada. Esto conviene entenderlo bien, porque Ellos nos hace creer que es que hace falta trabajar. 

Es evidente,-y cantidad de gente desde hace por lo menos un siglo o siglo y medio lo está diciendo- que desde que se inventaron las máquinas no hace falta trabajar. No hay ninguna necesidad verdadera de trabajar; pero con el progreso, con su decantado progreso, ¿ha disminuido, en algo, en los países más desarrollados, en las capas mas altas y privilegiadas, ha disminuido la sumisión al Trabajo? 

Al contrario, ha aumentado. Ha aumentado en las capas más bajas, porque cualquier trabajador u oficinista normal, que vive en un suburbio de Barcelona o de Madrid, además de tener que trabajar las siete u ocho horas que trabajaban sus antepasados, tiene que trabajar otras cinco o seis horas conduciendo un chisme o sometiéndose a medios de comunicación imposibles. De forma que su jornada se convierte en una jornada de doce o quince horas. 

[ tampoco ] ... en las capas más privilegiadas ha disminuido la sumisión al Trabajo, porque el señorito, el hijo del burgués de hace cien años, por lo menos se suponía que no daba golpe y que disfrutaba de la vida. Pero, ¿quién coños va a pensar eso hoy de cualquier hijo de ejecutivo ni ejecutivo, si todos están condenados, más o menos, a la misma especie de mierda? Si tienen que estar dedicados a comprar, lo mismo que todos, y si les corresponde comprar un yate, pues a comprar un yate, y como lo ha comprado, a tener que usarlo. 

Y si les toca comprarse siete autos para la familia, pues a comprarse siete autos y después, como los han comprado, a tener que usarlos. Es decir, igual que el último de la cola, más o menos, en sustancia: igual que el último de la cola. Ni Dios disfruta de la vida. Ni en lo más alto, ni aun yendo por el camino del Estado. 

Porque vamos, ya me diréis cuál es la vida de un político, de esos políticos que hacen la política... imaginaros... : tan esclava como como la del trabajador del suburbio madrileño que tiene que emplear cinco horas de transporte. No es casi nada; es la esclavitud, la de la burocracia, en todos sus niveles, en una tecnodemocracia avanzada... 

...Reducción, por tanto, de una mitad de la vida a un tiempo de trabajo para nada, un tiempo de trabajo que efectivamente está creando sus propias necesidades de trabajar, completamente en el vacío, ya desde hace mucho tiempo. Ninguno de vosotros ignoráis-y a lo mejor muchos de vosotros estáis empleados en ello más o menos- que una de las industrias esenciales de la demotecnocracia es la creación de necesidades. No tengo que enumeraros las diferentes oficinas en las que esto se produce, esa producción de necesidades. Sin ella, sin esa oficina, sin la oficina creadora de nuevas necesidades, de renovación de necesidades, no habría demotecnocracia.  

... " 

**

Bien, pues bueno será, opino, dejar la cosa por ahora aquí, si os parece. Y aparte de todo, piltrafillas, de verdad que no os entiendo: ¿es que nunca leísteis el libro de "Momo", de Michael Ende? Porque lo de la "Historia Interminable" es una pasada total, de acuerdo, pero Momo toca algo aún más esencial, más fundamental, algo sin lo cual ni siquiera el País de Fantasía existiría: el tiempo, colegas, el tiempo. 

saludos, salud y solidaridad. 
ET & forrest gump. 
.. 


whotalking.com
. 
*** 
. 
Sí, claro: habrá segunda y tercera parte, por supuesto... espero ;-) 

saludos cordiales :-) 
ET & forrest gump. 
. 
****** *. 
.. 

2 comentaris:

  1. ---

    Los comentarios procedentes de mis acosadores, se envuelvan en el percal que se envuelvan, serán trasladados a mi blog de defensa.

    El resto de hipotéticos posibles comentarios eventualmente podrían verse igualmente arrastrados a ese mismo agujero, si cuelgan de algunas de las barbaridades que esos desalmados persistentemente seguirán vomitando por aquí hasta que, en alguna jugada maestra, tal vez muy, muy próxima, inrtenten directamente cerrarme mis blogs, arguyendo la barbaridad más absurda sobre lo que yo haya podido comentar en ellos sobre el asesino que quiere mi muerte, y trabaja en el proceso para ello, escudado desde su presunto anonimato en Figueres, Girona.

    Por decir algo: ¿se imaginan ustedes las risas que procedería si, por la razón que fuera, un día me encontrara que fuera él directamente, o la Guardia Civil, quienes me acusaran a mí de difamarlos, ofenderlos, o vete a saber cuántas otras burradas, barbaridades e hipocresías más?

    ¿No les parece estar viendo ya a un AMT lloroso, diciendo que ha visto con desesperación el proceso de progresivo enloquecimiento de su tío (a quien nadie acosa, por supuesto, se lo inventa todo él), y que al final, optó por denunciarme por AMOR, jajajajaja !!! ???

    Sí, doy por hecho que lo que vayan precipitando cogerá por sorpresa a todo el mundo... menos a mí. Pues bueno, si así son más felices...

    ..

    ResponElimina
  2. Por un momento, me pareció ver un comentario completamente imbécil, y fuera de lugar, de alguien que decía hablar en nombre de Félix Rodrigo Mora.

    Bueno, supongo que usted lo ha trasladado, forrest.

    Por cierto: ¿por qué no le pide ayuda a ese hombre, FRM? Parece íntegro y honrado.

    ResponElimina