divendres, 16 de novembre de 2012

¿Habrá Megalópolis en el Futuro (V)?



***

Pasemos a otros temas, probablemente nada irrelevantes, de nuestra cotidianeidad ciudadana. Vamos allá. 

La Vídeo Audio Grabación, o VAG por sus siglas, está por todas partes pero, contra lo que pudiera en principio pensarse, ello no parece cohibirnos para nada o, al menos, eso es lo que nos gusta pensar, porque atribuimos la práctica ausencia de delitos que hay en nuestra sociedad a que, simplemente, somos felices y por ello somos así, y si bien comprendemos que la presencia de la VAG difícilmente puede en principio alentar a nadie a la comisión de delito alguno, también se puede contraargumentar que, al llegar a poder saberse por tal sistema de registro cosas que, de otra forma, habrían pasado totalmente inadvertidas o desapercibidas, ello podría provocar delitos por parte de quien por tal medio se enterara de algo que para nada fuera de su agrado. 

Un argumento adicional, no atribuible a los posibles efectos de la VAG porque sucedió con anterioridad a su implantación, refuerza lo aquí comentado sobre nuestra desinhibida conducta ante la vídeo audio grabación, y es el hecho de que las humanas hemos recuperado un bastante pleno uso de nuestras innatas capacidades telepáticas, capacidades que, sabemos, tienden a ser inhibidas y dejadas de lado ante la imperiosa, comprensible y feroz defensa de la intimidad que se veían forzadas a llevar a cabo las personas si querían poder sobrevivir en sociedades que, por el motivo que fuere, no brindaban a sus ciudadanas, ni por asomo, los mínimos e imprescindibles umbrales de libertad requeridos para el correcto desarrollo de esta tan transcendente facultad de comunicación. 

Y existiendo tal telepatía siempre multidireccionalmente orientada, lo que implica que nunca sepas con certeza quién, quienes o cuántas pueden estarte tal vez "escuchando", ¿qué cosa oculta o maldad se va a poder temer, entonces, que nos descubra la VAG? 

No obstante, no por ser aceptablemente telépatas hemos renunciado al móvil, porque siempre viene bien tener un respaldo por si la telepatía falla, que lo hace, a menudo, aparte de que es difícil alcanzar el debido nivel de precisión con gente a la que no has conocido o ni siquiera visto en tu vida, y en este Planeta somos, recuerdo, más de quince mil millones de habitantes. 

Pero entre quienes nos conocemos y tenemos una cierta relación (no digamos ya con aquellas con quienes hemos llegado a establecer relaciones íntimas completas), la telepatía sí que es hoy en día moneda corriente, en general basta con ése que los individuos se conozcan algo, y no como en otras épocas en que, si se producía algún puntual destello telepático en la vida de las personas, era tan solo allí donde los ligámenes emocionales fueran especialmente intensos, madre con hijas, o personas que llevaban mucho tiempo compartiendo un mismo techo, o cosas así.

Así que, si ya estábamos abiertas a la telepatía, ¿que más nos podría dar si se implataba la VAG o no? En todo caso, el hecho es que la gran hermana está en todas partes, y si, aunque sea de un modo inconsciente, ello supone la esclavitud o el precio que hemos de pagar hoy en día por tener un sistema social como el nuestro, no nos parece un importe caro en comparación con esas gaitas de tener que andarse realmente ganando cada día la subsistencia que tan bien conocíais y pagabais como tributo en vuestro detestable modelo. 

Porque ambos temas están íntimamente relacionados, aunque de entrada no os lo parezca, pues naturalmente que bajo un sistema con jerarquizaciones personalizadas sí que nos opondríamos, tajantemente y a más no poder, a que esta video audio grabación existiera. Pero cuando estás en una sociedad en la que, aparte de haberse alcanzado importantes estándares de socialización, a nivel de individuos nadie es más que nadie, la cosa cambia bastante. 

Y, aunque en principio son de libre acceso, nadie se dedica, excepto tal vez niños o niñas, a cotillear porque sí los archivos donde están guardadas, para la posterioridad, la totalidad de las peripecias vivenciales de todas y cada una de las personas humanas que vamos habitando este Planeta, y así nos gusta ver a la VAG, como nuestra memoria histórica colectiva, al fin también con soporte material en el mundo físico.

Y tampoco se han de confundir con la VAG las en su momento mencionadas filmaciones de las Escuelas Primarias de Sexualidad, que solamentre se llevan a cabo, insisto, si existe el consentimiento previo de todas las participantes, y que son con diferencia el número uno de las cosas que se baja la gente de la red, siendo buena parte de sus demandantes el público femenino, porque suelen estar repletas y cargadas de auténtico y genuino amor, afecto, cariño y emoción, y también de bullicio, risas y constantes comentarios más o menos ardientes, lascivos, o subidos de tono. Porque esa es otra, hay que ver lo que les gusta a las mujeres hablar mientras hacen el amor cuando su boca no está completamente llena con algo más o menos comestible con lo que hayan tropezado en el transcurso del ardoroso y más o menos multitudinario encuentro de turno. 

Mucha telepatía, pero ni aún así paran de hablar, aunque está muy bien, suelen erotizarnos bastante con sus expresiones verbales, y todas aceptamos y reconocemos que ellas son las verdaderas maestras, y nuestras mentoras y guías, en las cuestiones comunicativas y emocionales. Por lo demás, en general a nadie hoy en día, salvo quizá a los niños por documentarse, parece interesarle ver imágenes de sexo por el sexo, y ese producto prácticamente carece de salida desde hace mucho tiempo, por lo que nadie lo hace en la actualidad, así que mucho menos lo iban a hacer nuestras respetables y respetadas Escuelas de Sexualidad. 

E incluso los niños, aunque sí que les puede interesar a veces lo de ver, ni maniatados se prestarían a sumergirse realmente en aventura alguna de corte exclusivamente sexual, pues ello chocaría frontalmente con su probada superioridad emocional, equiparable a la de las mujeres y claramente por encima de la del adulto varón, así que eso es lo que hay. Definitivamente, y sobre estas cuestiones, vuestros tiempos y los nuestros no tienen nada en común, afortunadamente para nosotras.

Que sí, que los tíos nunca seremos tan emocionales, por más libres que seamos. Por ejemplo, hoy en día, aunque casi siempre es de alegría o por emocionado agradecimiento, y casi nunca de pena, llorar se sigue llorando, y mientras que tanto los niños como las mujeres transitan con cierta facilidad y soltura por los senderos de la lágrima viva agradecida o divertida, los tíos no tanto, y como es un hecho que está ahí, pues eso, que la vida es así. 

En cuanto a los medios de comunicación audiovisuales tradicionales, la máxima cuota diaria de audiencia, tanto absoluta como relativa, se produce cada noche cuando la Audiovisión Planetaria Pública, siempre en súper neo estéreo y 3-D, emite durante cinco a quince minutos lo grabado en el día en la guardería o jardín de infancia de turno, con el especial protagonismo de bebés de entre quince y veinticuatro meses. El resto de cadenas, conscientes de tal realidad, a menudo emiten esas mismas imágenes conectando en cadena, por no perder audiencia, pero la preferencia de la gente por la cadena estatal sigue siendo mayoritaria, al menos a esa hora. 

Quien acertó a pensar en esta especie de cotidiana información "bebebeológica", como se la denomina (pese a que le sobra una sílaba "be"), se ha de reconocer que, bendita sea, dio de lleno en el blanco. Pero claro, hace ya tantos siglos que se emite que nadie se acuerda de a quién se le pudo ocurrir originalmente tan afortunada idea, si bien mayoritariamente se tiende a pensar y a opinar que, con toda probabilidad, debió de ser alguna mujer quien concibiera algo así. 



saludos cordiales. 
ET el desalmado & forret gump. 
.. 

. ***********

1 comentari:

  1. ---

    Estreno de post en el CrashOil, algo que no os podéis perder: la crónica que FerranF, un estudiante, hace de la jornada de huelga general del pasado miércoles, y las raíces y explicaciones de la misma, y en torno a la misma: Una mirada desde Barcelona a la primera huelga general europea.

    E igualmente, hay post nuevo en el blog de la Crisis, con irrupción en él de la temática hasta ahora recogida en mi blog del 15M, la cada vez más arriesgada huelga de hambre que cinco compañeros trabajadores de la empresa movistar mantienen, desde hace ya doce días, contra la brutal política laboral de la telefonica Interludio: Sobre la huelga de hambre en la multinacional movistar en Barcelona..

    saludos cordiales.
    ..

    ResponElimina